• Alejandra Brea

Mi primer encuentro con India

Llegue a Delhi al mediodía.

Apenas baje del avión me abrazo la humedad y el calor de 35 grados, un abrazo que duró todo el día.

Salí del aeropuerto con mi camisa roja, larga hasta los tobillos y un pañuelo de seda para cubrir mi cabeza -cubrir todos miedos que tenía al pensar en India – me sentí feliz de haber tenido el valor de elegir ese viaje y llevar el corazón en la mano para entregárselo a esa nueva experiencia.

Camilo me esperaba afuera del aeropuerto con su short rosado, sus tatuajes expuestos y su sabor a casa. Como llego hace más de una semana cuidó cada detalle para que la ciudad no me golpeara fuerte. Y sin embargo no podría describir la experiencia de otra manera.

Nos tomamos el metro desde el aeropuerto, en el cual no había muchas personas, y luego hicimos combinación con la línea amarilla. Esta combinación se pareció un poco a lo que esperaba de India. Los vagones estaban repletos. Los de adelante eran para las mujeres pero me subí al de hombres con Cami. Tuve la suerte de que atrajo la atención con sus shorts y sus tatuajes y todas las miradas curiosas y masivas se dirigieron a él. Hasta ahora, las miradas que encontré fueron las de mujeres llenas de amor.

Cuando salimos del tren tomamos un tuc tuc verde y amarillo, decorado con flecos rojos. Para salir del lugar, en el cual estaba estacionado, choco a otro tuc tuc y siguió sin detenerse. Yo no podía dejar de reírme, Cami ya estaba acostumbrado. No pudimos comunicarnos por el idioma pero enseguida sonrío y puso, a todo volumen, música muy divertida. Bailamos mientras esquivaba a los autos y las motos que manejan en todas las direcciones. En el camino casi chocamos más veces pero lo que para nosotros es un “casi choque” para ellos es su forma de conducir, asique además de la música, prendió luces de colores.

Así me recibió India: ¡Bailando en el caos de las bocinas, la basura, los perros callejeros, los autos, las bicis, las motos, los colores, los aromas que aún no reconozco y la calidez de mi amigo que me hace sentir en casa!

10 views